Portugal empató 3-3 ante España con hat-trick de Cristiano Ronaldo en Rusia 2018 - Trujillo Noticias

Portugal empató 3-3 ante España con hat-trick de Cristiano Ronaldo en Rusia 2018

En el mejor partido de Rusia 2018. España empató 3-3 ante Portugal en el estadio Olímpico de Sochi. La gran figura del encuentro fue Cristiano Ronaldo, quien marcó un hat-trick, estableciendo nuevos récords en su historial. No cabe dudas que este encuentro es el mejor que se ha jugado desde el inicio del Mundial. Por los goles, y el gran trabajo táctico de los 22 futbolistas de ambos bandos. Por el lado de los españoles Diego Costa marcó un ‘doblete’ y Nacho hizo el tercero. Con este resultado, Irán se ubica en el primer puesto del grupo B, tras vencer por la mínima a Marruecos.



Tres goles de Cristiano Ronaldo, el último de falta directa a tres minutos del final, frustraron la remontada de España, que resurgió hasta dos veces contra el actual campeón de Europa y contra sí misma, pero que recibió el 3-3 cuando ya sentía suyo el triunfo. Por eso, el empate le supo a derrota, porque desde su fútbol y desde una versión convincente había sido capaz de levantar un partido que perdía en dos ocasiones.

No le asustó de principio el 1-0 en contra, en un penalti de Nacho sobre Cristiano, que él mismo transformó, ni tampoco la puesta en escena trepidante de Portugal, lanzada al contragolpe, del que no sacó provecho Gonçalo Guedes. Hasta que España pegó con Diego Costa, primero un balón largo, de esos que tanto le gustan, al choque con Pepe, le dio la posesión. Se revolvió ante un par de defensas, para un lado, para el otro, encontró el hueco, disparó y empató (1-1).

Después, todo apuntaba al 1-2 para España al borde del descanso. Y fue todo lo contrario, indiscutiblemente más por demérito de De Gea, incapaz de agarrar un balón fácil, raso, a sus manos, mal puestas y directas a su propia portería, que por mérito de Cristiano, que encontró un gol en un tiro del que nunca intuyó tal recompensa. Otro palo para España, camino del vestuario de nuevo incrédulo ante un gol inimaginable en un guardameta de tal nivel, de nuevo ante otra competición contra sí mismo, consciente de que el marcador era adverso por dos situaciones más que evitables, por sus errores, por dos regalos, no por los aciertos rivales ni de Cristiano, por otra parte un líder evidente que necesita Portugal en cada segundo.

También era otra prueba de fortaleza mental para España, de la que resurgió de nuevo, primero con el 2-2, otra vez de Diego Costa, atento para remachar a la red un toque de cabeza de Sergio Busquets en una acción a balón parado botada por David Silva, y después, sin apenas pausa, con el 2-3, un golazo imparable de volea de Nacho.

Tan imparable como lo fue la reacción del equipo, que puso bajo su control el partido un rato, con la certeza que le aportó y le aporta siempre la posesión de la pelota, pero con el riesgo de una falta al borde del área a tres minutos del final. Ahí tomó carrera Cristiano Ronaldo para el empate, un derechazo directo a la cara de España. EFE