Barcelona ganó 2-0 al Valencia y clasifica a la final de la ‘Copa del Rey’

El Barça dejó claro en Mestalla que sigue teniendo hambre de títulos y supo sufrir para lograr el pasaporte a su quinta final consecutiva de la Copa del Rey al ganar al Valencia por 0-2 en un partido en el que el conjunto de Valverde supo aguantar las acometidas de un Valencia que lo intentó de todas formas, pero que se topó de bruces ante un equipo que es único gestionando estas situaciones.



Fundamentó su éxito el Barcelona en la maestría de un Messi descomunal que dominó el ritmo del partido cuando el Valencia apretaba, en un Rakitic táctica y físicamente inmenso, en la generosidad de Suárez, en el estado de gracia de Coutinho, que abrió el marcador y en un Piqué que jugó mermado jugándose la rodilla en una imagen que ejemplifica la ambición blaugrana. El Barça tratará de ganar su cuarta Copa consecutiva ante el Sevilla.

Cada uno de los técnicos preparó una sorpresa en su once inicial. Marcelino alineó a Vietto en punta con Zaza, dejando a Rodrigo como un fantasma indetectable que jugaba entre lineas del Barcelona atacando como un comando. Valverde, por su parte, alineó a André Gomes como cuarto centrocampista en un intento de conservar más la pelota y producir ataques largos, pero su ineficacia en ataque desesperó incluso hasta sus propios compañeros.

Jamás desesperó el Valencia, que hizo un desgaste brutal y tuvo ocasiones para apretar la eliminatoria, pero se toparon con un Cillessen que se sumó a la fiesta. El Barcelona, que por un momento perdió el ritmo de juego, lo recuperó gracias a Rakitic Y Suárez, que dieron un curso de inteligencia táctica gracias a un estado físico brutal. Entre ellos dos fabricaron el segundo gol que ponía al Barça rumbio a su final número 40 de la Copa, este equipo no se cansa de competir. Es la ambición pura.

(fuente: marca.es)